La vida es… la vida

La vida no pone, en muchas ocasiones, las cosas fáciles. Son muchas las ocasiones en las que nos planteamos, casi todos, si realmente alguien nos maneja. Si hay alguien que decide que nos pasen las cosas, buenas y malas. Es más, me atrevería a decir que hay más de uno que también cree que todo está escrito, que la vida está decidida una vez que venimos al mundo. Que da igual lo que hagamos o dejemos de hacer, que el futuro está decidido.

Todo esto se me pasa por la cabeza al conocer casos inhumanos. Al llegarme mensajes de accidentes que son ilógicos, a manos de personas egoístas, de locos, de “pirados”. Todas las preguntas que me he planteado al comienzo se me vienen a la cabeza cada vez que leo, veo, oigo o pienso en el horrible accidente de Puente la Reina, en Navarra. ¿Acaso se merecía algo así un joven que comenzaba a disfrutar de la vida? Nadie se lo merece, nadie. Pero es aún más desgarrador cuando el protagonista de este hecho es un joven.

La vida es dura. Te pone a prueba. La cuestión es cómo lo gestionas, cómo consigues extraer lo positivo de lo horrible. Somos muy egoístas, mucho. Conseguimos hacer de un grano de arena una montaña. Conseguimos darle mil vueltas a la cabeza por cualquier tontería, y luego… ¡pum! Una desgracia nos hace plantearnos cuatro tonterías durante un día (o dos) y seguimos con las mismas tonterías, con el mismo egoísmo. Hasta que, un día, te toca a ti. No hace falta ser un “cabrón” para que la vida te pase factura. No hace falta buscar las desgracias. Hay veces que vienen solas. Sin quererlo. Triste, pero cierto.

Vemos decenas de casos de cáncer que no salen bien. Vemos accidentes de coches que no terminan bien. Oímos o nos llegan casos de suicidios. Vemos, también, muchas muertes repentinas, o accidentes de todo tipo. Todo esto nos hace ver que la vida es larga, o corta. Alegre o triste. Suave o dura. Pero es la vida.

Tratemos de disfrutar de cada momento, de cada instante. Queramos, y y hay que demostrarlo, a los nuestros. Familia, amigos… a todos. No pensemos en qué pasara si… en qué dirán si… en qué pensaran los demás. Seamos nosotros mismos, que nos quieran por cómo somos. Luchemos por nuestros sueños, por lo que verdaderamente queremos y no pensemos ni en el futuro ni en el pasado. Y si lo hacemos, que sea como motivación o como clase magistral para no volver a cometer errores.

Me tomo el lujo de dirigirme a una persona en especial. A ti, Patricia. No son momentos fáciles. La vida pone pruebas y hay que conseguir superarlas. No estás sola. La vida de da y te quita. Pero siempre te deja personas que te ayudarán a superar los malos momentos. Es ahora cuando verás las personas que verdaderamente valen la pena. Las personas que dejarán de hacer cosas suyas, para dedicarse a ti. A ayudarte y a conseguir que salgas de esta. Porque estoy seguro de que lo harás, te costará más o menos que a otros. Pero lo conseguirás. Estas cosas solo pasan a los que son fuertes. Así que adelante.

Familia y amigos: ánimo. Nunca se dijo que la vida fuera fácil. Nunca se dijo que podrían ocurrir cosas así, ni que cada uno de vosotros fuerais los protagonistas. Todo pilla de lejos; las desgracias, los problemas, los accidentes… Cuando nos llega, de un minuto a otro, la cosa cambia. El libro abre un nuevo capítulo que, sois vosotros, los encargados de escribirlo, de continuarlo… de no dejar que el libro termine ahí, con un punto.

No estáis solos, aunque lo penséis. No lo haréis solos, aunque lo creáis. Estáis con mucha gente, que os apoya de cerca, y de lejos. ¡ÁNIMO!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s