San Fermín, hablar sin saber creando una imagen morbosa

El ser humano, por naturaleza, se queda con lo malo. Es una cuestión dura, pero es así. Ya se pueden hacer decenas de cosas buenas, que como se haga una mal, es la que prevalecerá.

Esto es lo que pasa con los Sanfermines. Miles de personas. Miles de actos. Y nos quedamos con cuatro aspectos. Y no solo eso, sino que le damos vueltas y más vueltas, sacando punta donde no hay, creando morbo y miedo.

Las agresiones sexistas durante las fiestas de San Fermín han ocupado las portadas de todos los medios: televisiones, radios y periódicos. El problema no es que se de la información, porque hay darla (es obvio). Lo putrefacto viene cuando a eso se le da un bombo extremo y se quiere poner un punto negro donde no hay. ¿Acaso no hay otras fiestas donde se dan agresiones al mismo nivel, o incluso más? Seguro. Pero no se preocupen, serán los Sanfermines la fiestas con más agresiones, donde las mujeres tienen que ir escoltadas, los hombres castrados para que no pase nada y todos mirando por las esquinas para que no te roben.

Pena me dan los medios de comunicación que generan el morbo, el amarillismo y que hablan sin saber. Hablan sin saber de unas fiestas que te puedes gustar más o menos. Hablan de unas fiestas que cada uno las vive como quiere. Unos a las noches, otros durante el día… y luego están los que no entran en casa hasta el 14 de julio. ¿Y? Que cada uno viva las fiestas como quiera, desde el respeto y la educación. Ya no digo de la limpieza, que eso es mucho más complicado. Pero ese es otro tema.

Yo reconozco que jamás he estado en Sanfermines tanto como lo he hecho los dos último años. He podido ver Pamplona desde dentro gracias a Cadena Ser. Me ha permitido compartir momentos inolvidables, conocer a muchísimas personas y ver que sí, que hay borrachos, suciedad y olor. Pero tengo la capacidad de saber que San Fermín no es eso. San Fermín es mucho más. Es pasión, creencias, sentimientos e historia. Y sobre todo, el recuerdo al propio San Fermín. Que muchas veces se olvida.

Así que, señores, que en una fiestas en las que se tendría que hablar, en su mayor parte, sobre cosas de la propia fiesta, me repatea que solo se hable de una bandera, de las agresiones, de los robos y de los olores. No soy nadie para dar lecciones, ni esta página es un libro de autoayuda, pero sí les diré una cosa. Creo que la sociedad, en muchos aspectos, va para abajo y sin frenos. Los medios dan lo que la gente quiere, y la gente quiere morbo. Les da igual la gente que disfruta de una procesión, de una comparsa, de los fuegos artificales… Si se ha producido una agresión sexual, queremos saberlo todo. Años de la víctima y del acosador, dónde, cómo fue… y si hay vídeo o fotos, pincahmos y vemos. Tampoco culpemos a los medios, que producen lo que se consume. No consumamos mierda, ni nos inventemos cosas. Critiquemos lo que queramos, pero desde la sensatez y el sentido común. Pero sobre todo, sabiendo de lo que se está hablando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s