Acción, reacción

Los padres son los principales educadores de sus hijos, por eso son padres. Es curioso cómo algunas personas dicen “déjale al niño, es que ha salido revoltoso”. Perdone, no ha salido revoltoso. Los niños no nacen con las cosas aprendidas, las van adquiriendo poco a poco con el paso de los años, y son los padres los encargados de guiarlos, felicitarles o castigarles si es debido. Lo mismo pasa con la tecnología, los niños no nacen sabiendo usar un iPhone, un iPad o cualquier artilugio electrónico. Lo ven y lo aprenden. Sí, porque han nacido en esta época o por la excusa que se quiera poner, pero lo hacen porque lo ven.

Es cierto que la propia sociedad ha cambiado y ha evolucionado, incluso podríamos decir que se han perdido algunos valores éticos que nuestros abuelos inculcaron a nuestros padres. Esta crisis de valores, en muchos casos, es debido a la inutilidad de los padres, a las vendas que se ponen en los ojos para no querer ver qué pasa… Y esto desemboca en niños que se crían en sus mundos, con sus modus operandi personales, y al final vemos lo que vemos.

Las situaciones que se ven hoy en día no son por casualidad. Los numerosos casos de bullying no vienen solos y la visión pesimista sobre los adolescentes actuales no se ha forjado en un día. Puede parecer que toda la culpa es de los padres, pero no es así. Los profesores y los educadores tiene sus parte de responsabilidad. Estos ya no tienen el peso que tenían hace años, ni tampoco la autoridad. Por tres motivos: el primero es la lucha constante con padres ineptos y prepotentes que no educan a sus hijos. El segundo es el hecho de tener que enfrentarse, día tras día, a alumnos que se creen con el poder de hacer lo que quieran. Y tercero, y último, la existencia de algunos profesores que no ven más allá que los libros de texto, de su horario cerrado y a quienes no les importa nada más que salir a la hora y entrar, a poder ser, tarde.

A mí no me han educado así y no he sembrado ese ser. Me educaron en el respeto a los demás, a tener una educación frente a otros y a usar el sentido común las veinticuatro horas del día. Y creo, que de esa forma, he podido apreciar la vida desde la amistad y el buen ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s