Hinchando porcentajes

La subida del precio de la luz entorno a un 30% en enero ha provocado diversas denuncias y protestas de casi todos los partidos políticos con la excepción, muy curiosa, del Gobierno central. Álvaro Nadal, ministro de Energía se negó a realizar una reforma energética, por lo que todos los intentos de avance en la materia por parte del resto del arco parlamentario fueron nulos. La factura de la luz se divide en dos partes, un 60% son impuestos y el 40% equivale al consumo de los usuarios. El primer porcentaje está congelado, según fuentes del Gobierno. Por otro lado, el porcentaje restante va a proporción con el precio de la energía. Los factores que han contribuido al hinchamiento de ese 40% han sido la escasez de viento y agua, la ola de frío y el deber de exportar energía a Europa, por una parálisis de las nucleares francesas. Por estas circunstancias, los mayoristas fijaban los precios de las energías más caras, como el carbón o el gas.

bombillaEn 2010, cuando el Partido Popular estaba en la oposición y los socialistas controlaban el Gobierno, se llegó a un acuerdo para evitar que las condiciones meteorológicas, como las que han ocurrido ahora, fueran los desencadenantes de un notable incremento de la factura de la luz. Ahora bien, esas palabras fueron humo ya que a día de hoy, esas circunstancias se han dado y la factura de la luz se ha incrementado hasta un 30%. ¿Dónde queda la palabra y el compromiso político para poder creer en la política?

Las energéticas se están llevando, prácticamente, todos los palos, pero no son las únicas culpables. Es cierto que ejercen una gran presión sobre los gobiernos, pero son estos los que deberían tomar medidas y evitar que, ante situaciones extremas, suceda lo que ha sucedido. En esta ocasión no hay indicios de manipulación del mercado, sino de cumplimiento de las reglas del funcionamiento del sistema eléctrico. La luz es un negocio que sube y baja, pero jamás debería ser algo que afecte a la vida directa de las personas. Es vergonzoso que por intereses de empresas, políticos y grandes multinacionales mucha gente se vea afectada en el día a día. La luz, la vivienda el agua… son elementos de primera necesidad con los que no se debe especular ni jugar, pero ya se está viendo que los intereses económicos priman frente a los sociales y los humanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s