¿Ojo por ojo, cárcel por cachete?

Para poder centrarnos en cualquier tipo de tema referido a esta sociedad, tendríamos que preguntarnos en primero lugar, en qué clase de sociedad estamos. Yo tengo solo 19 años. Me queda toda una vida por delante, y como dirían los padres y los abuelos, aún no sé nada de la vida.
A diferencia que otros, a mi me interesa mucho el tema de la sociedad actual, y tras varias conversaciones, he llegado a la conclusión de que ha cambiado mucho respecto a otros años. En varios aspectos hacia mejor, pero en otros, ha empeorado bastante.

Recientemente leí un articulo en el Diario de Navarra sobre un padre que fue denunciado por dar un cachete a su hija. Un policía lo denunció al ver como iba tras la hija de 16 años y le daba una chapada en el cogote.
Realmente, ¿Estamos siendo razonables con este tipo de denuncias? ¿No estamos siendo demasiado exagerados? Me refiero a que tenemos que saber diferenciar entre abuso y cachetada. Ya ha habido otros caso similares en Navarra, como el padre que en 2009 abofeteó a su hijo por estar continuamente expulsado del colegio o el padre que en 2007 se llevó a su hija a la fuerza, ya que ella no quería, por encontrarla borracha en una localidad de la Zona Media.

Estamos sacando las cosas de su contexto. Yo no estoy a favor de esos padres que dan a sus hijos con un cinturón hasta reventar, no. Es más, estoy cien por cien en contra de ese tipo de actuaciones. Lo que verdaderamente me da rabia, es como nosotros, los adolescentes, nos creemos por algún lado invencibles. Antes, a cualquier niño le daban una torta, tanto en el colegio como en casa. Ahora ya ni tus propios padres te pueden tocar…así como vamos a hacer caso, si podemos denunciar ya a nuestros propios padres y mandarlos casi a la cárcel.
Es obligación de los padres proteger a los hijos, incluso contra ellos mismos. Si hay que darnos un cachete, se nos da. Es mejor prevenir que curar, y digan lo que digan, un cachete a tiempo, evita muchos problemas.

En cuanto al aspecto jurídico, los cachetes no son amparados por la Ley nacional, pero si por la navarra. En Navarra no se modificó la ley nacional en 2007, y se permite a los padres “corregir razonablemente y moderadamente a los hijos”

A raíz de aquí, puedo decir que, ahí está la labor judicial para decir y diferenciar entre un abuso por parte de un padre, o una simple cachetada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s